Crisis económica, desempleo y coronavirus en Brasil

por Daniela Paiva de Almeida Pacheco y Wallace Faustino da Rocha Rodrigues

 

El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, en su pronunciamiento, el día 31 de marzo, durante el lanzamiento del documento “Shared Responsabiliy Global Solidarity: responding to the socio-economic impacts of COVID-191, enfatizó que estamos frente a “la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial”, una vez que se trata de “una combinación de una enfermedad amenazadora para todo el mundo y de un impacto económico que nos llevará a una recesión sin precedentes”2. Aunque no sepamos cómo y ni tampoco cuando dicha crisis tendrá fin, en el presente ella nos obliga a encarar algo que hemos tratado de ocultar en Brasil: las múltiples crisis social, económica y política que han sido normalizadas en el país.

En tiempos de crisis se genera un debate alrededor de la capacidad de las instituciones para responder efectivamente al problema. En nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró, en el día 11 de marzo, la COVID-19 como una pandemia e hizo una serie de recomendaciones para el enfrentamiento de la enfermedad. El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció que es necesario adaptar dichas orientaciones a las distintas realidades sociales de cada país, proponiendo, por ejemplo, “soluciones innovadoras para comunidades en que no hay agua limpia o se viven en condiciones desfavorables”3. En el ámbito nacional, nos queda preguntar sobre la capacidad de nuestras instituciones en atender a dichas recomendaciones y adaptarlas al contexto brasileño. En este texto el foco se dará en la crisis de las condiciones de trabajo en Brasil que se ve agravada por la pandemia.

Los datos del Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística (IBGE) referentes al cuarto trimestre de 2019 presentaban un cuadro no muy alentador en relación al empleo en el país. Dos años después de aprobada la Reforma Trabalhista (Ley No.13.467 de 13 de julio de 20174) se ha constatado que sus resultados no han sido efectivos como esperado por el gobierno5 – la tasa de desempleo tuvo un sutil decrecimiento – pasando del 12,6 millones (12%), del último trimestre de 2017, para 11,6 millones de desempleados (10,6%)6 en el igual período de 2019, conforme el IBGE. Aunque se constate una reducción en los números del desempleo es necesario señalar que las vagas creadas usualmente se refieren a ocupaciones precarias, sin registro.

El país presenta 38 millones de trabajadores informales – 40,6% de personas en el mercado de trabajo sin seguridad social. En febrero de 2020 la informalidad alcanzó el 50% en 11 de los 26 estados del país, según el IBGE. En este escenario los principales “contratantes” han sido los aplicativos de servicios, como Uber, iFood y Rappi, es decir, un trabajo precarizado, una vez que no ser registrado implica no tener vacaciones pagas, seguro desempleo, abono ni tampoco cualquiera derecho de seguridad social. En Brasil, Uber tiene 1 millón de conductores y no es inusual el hecho de que haya familias que dependan exclusivamente del aplicativo para pagar sus boletos7.

El coronavírus llega en Brasil en un escenario previo de ausencia y, más intensamente, de precarización del trabajo. Dicha crisis podría representar una oportunidad para el país repensar el trato ofrecido en los últimos años a los trabajadores o, al revés, seguir en el camino de enfatizar – casi con exclusividad – a los intereses del empresariado. Determinar el sendero a seguir significa, inicialmente, comparar en qué medida el gobierno nacional sigue las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en relación a la epidemia de COVID-19, en especial las acciones para evitar las pérdidas de empleos y garantizar niveles de ingresos suficientes para las familias8.

En el documento “Normas de la OIT y la COVID-19”, la organización apunta para la necesidad de “la estabilización de los medios de vida y de los ingresos, a través de medidas inmediatas para el empleo y la protección social” (OIT, p. 6). El presidente Jair Bolsonaro (sin partido) ha publicado una serie de Medidas Provisórias (MPs) – instrumento con fuerza de ley utilizado por el mandatario en casos de urgencia y relevancia, que tiene efecto inmediato a partir de la fecha de su publicación9 – que objetivan atenuar a los efectos de la pandemia de COVID 19 en el mercado laboral en Brasil. La primera medida con esta finalidad ha sido la MP 927, publicada el 22 de marzo de 202010. En su artículo 3º, la MP autoriza a los empleadores a adoptar las siguientes acciones: (I) teletrabajo, (II), anticipación de las vacaciones individuales o colectivas; (III) antelación de feriados; (IV) utilización de horas extras acumuladas; (V) direccionamiento del trabajador para una calificación profesional, entre otras.

En versión completa, la medida determinaba que era posible la suspensión del contrato de trabajo, por cuatro meses, sin que hubiera asegurado los derechos al trabajador. La preocupación del gobierno pareciera restricta en minimizar las pérdidas económicas de los empresarios. No tardaran en surgir críticas de sindicatos y de otras entidades de la sociedad civil, incluso de parte de congresistas. La presión resultó en la supresión del controvertido capítulo VIII.

Algunos días después, el 01 de abril de 2020, ha sido publicada la MP 93611, que establece el Programa Emergencial de Manutenção do Emprego e da Renda12. En su artículo 3º define las tres medidas centrales del programa direccionado a la iniciativa privada: (I) pagamiento del Benefício Emergencial de Preservação do Emprego e da Renda13; (II) reducción proporcional de la jornada de trabajo y de los sueldos; (III) suspensión temporaria del contrato de trabajo. En líneas generales, el documento, en su artículo 7º, autoriza el empleador a negociar, por acuerdo individual y escrito, la reducción de la jornada de trabajo y del sueldo por hasta 90 días – en negociación se definirá una de los siguientes porcentajes de la reducción a ser aplicada: 25%, 50% o 70%. La suspensión del contrato de trabajo por el período máximo de sesenta días también podrá ser acordada entre funcionario y empleador en contrato individual (art. 8º). La MP, además, asegura un beneficio – a ser pago por el gobierno – para el trabajador que aceptar uno de esos acuerdos propuestos por su empleador14. Además de los trabajadores con registro, la MP 936 contempla a los informales con tres parcelas del beneficio.

Hasta el día 14 de abril 34 millones de personas han hecho el registro en los sistemas del gobierno federal15, procedimiento obligatorio para obtener el beneficio. Al todo, serán pagos seiscientos reales por mes, poco más de cien euros, para cada trabajador, por tres meses. En cada casa no se puede tener más que dos personas recibiendo el beneficio. El valor posibilita comprar prácticamente apenas una canasta básica. Conforme el DIEESE (Departamento Intersindical de Estatística e Estudos Socioeconômicos), la canasta básica en São Paulo, en marzo de 2020, valía 518 reales, en Rio de Janeiro, 533 reales16.

Las acciones para asegurar el ingreso de la población más vulnerable son insuficientes, una vez que el valor del beneficio posibilita solamente adquirir el básico de alimentación, sin contemplar otros elementos fundamentales para la sobrevivencia de una familia, tales como alquiler y medicinas. Además de ser insuficiente en lo que se refiere a asegurar un ingreso digno como recomendado por la OIT, la medida tampoco parece ser eficaz en mantener el empleo.

La Associação Nacional de Restaurantes (ANR), en una encuesta realizada con sus asociados, estima que más de seiscientas mil personas hayan sido demitidas de bares y restaurantes, como efecto del aislamiento social. Como ilustración del argumento, una única red, la Madero, ha dispensado seiscientos funcionarios. Una parte de estos empresarios, incluso, hace un llamamiento al fin de la cuarentena, diciendo que para evitar el contagio del coronavirus, el aislamiento social podría tener resultados fatales: la economía irá colapsar y con ella los empleos.

El gobierno federal se divide entre dos discursos antagónicos. De un lado, el presidente Bolsonaro apoya a estos empresarios que dicen que Brasil “no puede parar”, asumiendo una postura similar a la que tuvo el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, con su campaña #Milanonosiferma en el inicio de la pandemia, antes del colapso del sistema de salud local. En su pronunciamiento de 31 de marzo de 2020, Bolsonaro hizo referencia a la declaración del director general de la OMS, en un encuadramiento que favorecía a su argumento: “Muchas personas tienen que trabajar todos los días para ganar su pan diario y estos gobiernos tienen que considerar esa población. (…) Si cerrarnos o limitamos el desplazamiento, ¿qué pasará a esas personas que tienen que trabajar todos los días?”. De otro lado, el Ministério da Saúde do Brasil – el propio órgano del Ejecutivo Nacional – defendía, hasta el día 16 de abril, la permanencia del aislamiento social, en consonancia con las recomendaciones de la OMS. Esa postura también es defendida por gran parte de los congresistas. Sin embargo, para asegurar que esta medida sea efectiva, es necesario garantizar no solamente la concientización de la población, sino también los ingresos necesarios para que la gente pueda se sostener.

Los hechos sugieren que el presidente sigue orientando sus acciones para favorecer los empresarios en lugar de preocuparse en asegurar los derechos mínimos de los trabajadores. Esto era cierto antes de la pandemia y parece seguir igual rumbo durante ella. Así, en lugar de priorizar las acciones de aislamiento y garantizar un ingreso mínimo digno a la población el presidente y parte de sus ministros, en coro con un segmento considerable de los empresarios se preocupa en no perder dinero.

Una parcela de la población, usualmente apoyadores del Presidente de la República, se manifiestan en las calles17 contra gobernadores, alcaldes y redes de televisión que defienden el aislamiento social. Todo indica que estos desean ignorar el obvio, es decir, están en la “etapa de negación”. Se observa el estímulo para la continuidad de “la vida normal” – como se eso fuera una opción posible –, con la apertura del comercio, ignorando el riesgo de contaminación de los ciudadanos brasileños, exponiendo el país al colapso de su sistema de salud – hecho vivenciado en diversos otros países.

El sistema de salud del país no tiene estructura para atender a una demanda exacerbada de enfermos, como nos indica el caso de la ciudad de Manaus – capital del estado del Amazonas – que está con su sistema operando en el límite. Manaus será la primera ciudad del país a recibir médicos y enfermeros de otras regiones de Brasil para auxiliar en el atendimiento de los casos de coronavírus18. El colapso en el sistema de salud vivido por Manaus no es una excepción, al revés, tiende a ser el padrón en Brasil, según el ex ministro de la salud, Luiz Henrique Mandetta, caso no logremos seguir la recomendación de aislamiento social. En entrevista a una de las principales cadenas de televisión de Brasil, TV Globo, el día 12 de abril, Mandetta alertó para el hecho de que el número de personas en aislamiento haya pasado de 70% para alrededor de 50%. El entonces ministro dice que gran parte de los empresarios desea que su sector sea considerado esencial y, con esto, hacen un llamamiento a que los trabajadores regresen a su oficio. El posicionamiento de los empresarios es apoyado por Bolsonaro y esto, para Mandetta, tiene resultados negativos: “Esto genera en el brasileño una duda, un sentimiento contradictorio: él no sabe si escucha al ministro de la Salud o se él escucha el presidente, es decir, él no sabe quién es que él debe escuchar”, afirmó en la entrevista a la Globo19.

La respuesta del presidente a las declaraciones del entonces ministro de la salud no tardó. En el día 16 de abril, jueves, Bolsonaro dimitió Mandetta. En su lugar, ha puesto el médico Nelson Teich. El nuevo ministro es socio de Teich Health Care, una empresa de consultoría privada de servicios médicos. Teich también actuó como consultor informal en la campaña presidencial de Bolsonaro, en 2018, siendo, después, asesor de la Secretaria de Ciência, Tecnologia e Assuntos Estratégicos, vinculada al Ministério da Saúde20. Según O Estado de São Paulo, uno de los principales periódicos del país, Teich tiene apoyo de su categoría profesional, manteniendo buenas relaciones con empresarios del sector de salud21. En su primer pronunciamiento como ministro criticó la supuesta polaridad entre economía y salud, además de afirmar que el presidente y él se encuentran en “completa sintonía”22 – lo que sugiere que prontamente habrá cambios en las políticas públicas para el combate de la COVID-19 promovidas por su ministerio.

La expectativa es que en Brasil se incremente la presión por la reapertura del comercio. Además del cambio de ministro, Bolsonaro, en entrevista, dijo contemplar la posibilidad de enviar al Congreso Nacional un proyecto de ley para ampliar lo que hoy se considera como ocupaciones esenciales, lo que resultaría en nuevas actividades y profesionales regresando al funcionamiento23 – hecho, como dicho, que contraría las recomendaciones de la OMS.

Brasil, desde las últimas elecciones presidenciales en 2018, se encontraba bajo crispación que, con la pandemia, se encrudece. De un lado, Bolsonaro, parte de sus ministros, empresarios y sus apoyadores fieles defienden ignorar las recomendaciones de la OMS y volver a las actividades de trabajo normal. De otro lado, el ex ministro de la salud, parte representativa de los congresistas y de los gobernadores, la opinión pública brasileña y mundial, advierten para los efectos de no seguir con el aislamiento. Mientras tanto, desempleados, los informales, los habitantes de barrios marginales y de las calles, en resumen, la mayor parte de la población – los vulnerables – se queda desamparada, teniendo que vivir con un presupuesto que no garantiza atender a todas las necesidades básicas.

Daniela Paiva de Almeida Pacheco es periodista, doctora en ciéncia política. Profesora de la Universidade do Estado de Minas Gerais (UEMG) y del Centro Universitário de Belo Horizonte (UniBH). Email: paivadaniela@hotmail.com

Wallace Faustino da Rocha Rodrigues es periodista, doctor en ciéncias sociales. Profesor de la Universidade do Estado de Minas Gerais (UEMG). Email: wallace.rodrigues@uemg.br

1 ONU. “Shared Responsabiliy Global Solidarity: responding to the socio-economic impacts of COVID-19 Disponible en: https://www.un.org/sites/un2.un.org/files/sg_report_socio-economic_impact_of_covid19.pdf – Consulta: 08/04/2020

2 ONU-BR. “ONU lança plano para ‘derrotar o vírus e construir um mundo melhor’”. Disponible en: https://nacoesunidas.org/onu-lanca-plano-para-derrotar-o-virus-e-construir-um-mundo-melhor/amp/ – Consulta: 08/04/2020

3 ONU NEWS. Covid-19: “Esforços de pesquisa e desenvolvimento avançam a passos largos”. Disponible en https://news.un.org/pt/story/2020/04/1709322 – Consulta: 08/04/2020.

4 BRASIL. Lei No. 13467/2017. Disponible en: http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_ato2015-2018/2017/lei/l13467.htm – Consulta: 08/04/2020.

5 Folha de São Paulo: “Reforma trabalhista não cria novas vagas e defensores culpam crise”. Disponible en: https://www1.folha.uol.com.br/mercado/2019/05/reforma-trabalhista-nao-cria-novas-vagas-e-defensores-culpam-crise.shtml. Consulta: 11/04/2020.

6 IBGE. Desemprego. Disponible en: https://www.ibge.gov.br/explica/desemprego.php – Consulta: 03/04/2020.

7 BBC News Brasil: “’Só nos vemos na garagem’: as famílias que dividem o carro para trabalhar 24h por dia em apps de transporte”. Disponible en: https://www.bbc.com/portuguese/brasil-50383388. Consulta: 11/04/2020. BBC News Brasil: “Dormir na rua e pedalar 12 horas por dia: a rotina dos entregadores de aplicativos”. Disponible en: https://www.bbc.com/portuguese/brasil-48304340. Consulta: 11/04/2020.

8 O Globo. “Coronavírus pode levar meio bilhão de pessoas para a pobreza, diz estudo”. Disponible em: https://oglobo.globo.com/economia/coronavirus-pode-levar-meio-billhao-de-pessoas-para-pobreza-diz-estudo-24362350. Acesso em: 12/04/2020. Oxfam Brasil. “Coronavírus vai empurrar meio bilhão de pessoas para a pobreza”. Disponible en: https://oxfam.org.br/noticias/coronavirus-vai-empurrar-meio-bilhao-de-pessoas-para-a-pobreza/. Consulta: 12/04/2020.

9 La MP depende de la aprobación del Congreso Nacional para ser transformada en ley definitiva. Su plazo de vigencia es de 60 días, prorrogables por más 60 días. En la Constitución Italiana, en su artículo 77, presenta un mecanismo semejante a la Medida Provisória brasileña: Provvedimenti provvisori con forza de legge.

10 Brasil. MP 927/2020. Disponible en: www.planalto.gov.br/ccivil_03/_Ato2019-2022/2020/Mpv/mpv927.htm – Consulta: 12/04/2020.

11 Brasil. MP 936/2020. Disponible en: http://www.planalto.gov.br/ccivil_03/_Ato2019-2022/2020/Mpv/mpv936.htm – Consulta: 12/04/2020.

12 Ministério da Economia – Secretaria de Trabalho. “Programa Emergencial de Manutenção do Emprego e da Renda”. Disponible en: https://servicos.mte.gov.br/bem/. Consulta: 12/04/2020.

13 El Benefício Emergencial de Preservação do Emprego e da Renda es un auxilio financiero, con recursos provenientes del Estado, ofrecido a los trabajadores que tuvieron su jornada laboral reducida o su contrato suspendido en resultado de prejuicios económicos por la pandemia de COVID 19. El beneficio también será pago a los desempleados o informales, esto es, los que no tienen contrato de trabajo. Para más informaciones: http://trabalho.gov.br/component/content/article?id=7373. Consulta: 15/04/2020.

14 Folha de São Paulo. “Pandemia libera auxílio a informais, 13º do INSS e outras verbas”. Disponible en: https://agora.folha.uol.com.br/grana/2020/03/pandemia-libera-auxilio-a-informais-13o-do-inss-e-outras-verbas.shtml. Consulta: 12/04/2020. Folha de São Paulo. “Auxílio a trabalhador com jornada reduzida só compensa para quem tem salário baixo”. Disponible en: https://agora.folha.uol.com.br/grana/2020/04/auxilio-a-trabalhador-com-jornada-reduzida-so-compensa-para-quem-tem-salario-baixo.shtml. Consulta: 12/04/2020.

15 O Globo. 34,1 millhões já se cadastraram para receber o auxílio emergencial de R$ 600. Disponible en: https://g1.globo.com/economia/noticia/2020/04/13/341-milhoes-ja-se-cadastraram-para-pedir-o-auxilio-emergencial-de-r-600.ghtml. Consulta: 14/04/2020

16 DIEESE. Pesquisa Nacional de Cesta Básica de Alimentos. https://www.dieese.org.br/cesta/produto. Consulta: 14/04/2020.

17 Correio Braziliense. “Bolsonaristas fazem carreata em São Paulo contra medidas de Doria”. Disponible en: https://www.correiobraziliense.com.br/app/noticia/politica/2020/04/11/interna_politica,843884/bolsonaristas-fazem-carreata-em-sao-paulo-contra-medidas-de-doria.shtml. Consulta: 14/04/2020.

18 Estadão. “Com saúde a beira do colapso, Manaus vai receber médicos de outras regiões do país”. Disponible en: https://saude.estadao.com.br/noticias/geral,com-saude-a-beira-do-colapso-manaus-vai-receber-medicos-de-outras-regioes-do-pais,70003268106. Consulta: 14/04/2020.

19 G1. “Exclusivo: ‘brasileiro não sabe se escuta o ministro ou o presidente”, diz Mandetta”. Disponible en: https://g1.globo.com/fantastico/noticia/2020/04/12/maio-e-junho-serao-os-meses-mais-duros-afirma-mandetta-em-entrevista-exclusiva-ao-fantastico.ghtml. Consulta: 14/04/2020.

20 BBC Brasil. “Quem é Nelson Teich, médico e empresário que substitui Mandetta no Ministério da Saúde”. Disponible em: https://www.bbc.com/portuguese/brasil-52316229. Consulta: 17/04/2020.

21 O Estado de São Paulo. “’Existe uma alinhamento entre mim e o presidente; saúde e economia não competem’, diz Nelson Teich”. Disponible en: https://politica.estadao.com.br/noticias/geral,existe-um-alinhamento-entre-mim-e-o-presidente-saude-e-economia-nao-competem-diz-nelson-teich,70003273626. Consulta: 17/04/2020.

22 Isto é. “Em pronunciamento, Nelson Teich diz que saúde e economia não competem entre si”. Disponible en: https://istoe.com.br/em-pronunciamento-nelson-teich-diz-que-saude-e-economia-nao-competem-entre-si/. Consulta: 17/04/2020.

23 Folha de São Paulo. “Após ameaça de canetada, Bolsonaro avalia enviar ao Congresso projeto para flexibilizar isolamento”. Disponible en: https://www1.folha.uol.com.br/poder/2020/04/apos-ameaca-de-canetada-bolsonaro-avalia-enviar-ao-congresso-projeto-para-flexibilizar-isolamento.shtml. Consulta: 17/04/2020.

2 pensieri riguardo “Crisis económica, desempleo y coronavirus en Brasil

Rispondi